CCSS Primero de ESO
CCSS Cuarto de ESO
La Filmoteca de JC
 
Volver a Index
 
 
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

El siglo XVII: la lucha por la hegemonía

 

La decadencia española y la lucha por la hegemonía en Europa caracterizaron el siglo XVII . En Francia se desarrolló el modelo político del absolutismo y el eje de la economía se desplazó desde el Mediterráneo al Atlántico, especialmente a las nuevas potencias coloniales, Inglaterra y los Países Bajos.

El absolutismo

Durante el siglo XVII los reyes europeos intentaron imponer un nuevo sistema político: el absolutismo, caracterizado por el poder ilimitado del monarca.

En Francia. El país más rico y poblado de Europa, triunfó la monarquía absoluta gracias a la acción política del cardenal Richelieu (1582 1642), ministro de Luis XIII (1610- 1643), y del cardenal Mazarino (1602-1661). que gobernó durante la minoría de edad de Luis XIV (1643-1715).

Los rasgos principales del absolutismo son

•  La centralización administrativa, restando poder a los grandes señores y a los par­amentos regionales.

•  La organización de un ejército fuerte y centralizado.

•  El saneamiento de las finanzas reales y el enriquecimiento del Estado mediante el fomento de la industria y la exportación de manufacturas.

Con Luis XIV, el Rey Sol, Francia pretendió convertirse en la principal potencia europea, frente a los Habsburgo de España y Austria

En Inglaterra, las revoluciones de 1640 y 1688 terminaron con los intentos de imponer la monarquía absoluta y, de la mano de Guillermo de Orange (1689-1702), se impuso la mo­ narquía constitucional, en la que el poder del rey se hallaba limitado por el Parlamento.

Los imperios coloniales

Inglaterra, los Países Bajos y, en menor medida. Francia compitieron duramente en la expansión colonial. Las bases de esta expansión fueron:

•  El aumento y la modernización de las fuerzas navales.

•  La creación de las compañías de las Indias Orientales, dedicadas a organizar el comercio en el océano Índico.

•  El desarrollo financiero, con la creación de grandes bancos, como el de Amsterdam (I 609) y el de Londres (I 694).

En América, españoles y portugueses consolidaron la colonización de sus territorios haciendo frente a la penetración de ingleses, franceses y holandeses, sobre todo en Norteamérica y las Antillas. La ruta de los metales preciosos, desde Veracruz y Lima hasta Cádiz o Sevilla, perdió vitalidad a causa del agotamiento de las minas.

En África se organizó la ruta de los esclavos, desde las factorías del golfo de Guinea hasta las plantaciones de las Antillas y Brasil.

La ruta de las especias iba desde Insulindia hasta El Cabo y, contorneando África, llegaba hasta Amsterdam.



La guerra de los Treinta Años

La lucha por la hegemonía entre las potencias europeas se manifestó principalmente en la guerra de los Treinta Años (1618- 1648).

•  El conflicto empezó con la defenestración de Praga (1618), rebelión de los protes­ tantes checos contra Fernando de Estiria, el futuro emperador Fernando II (1619­ 1637). que pidió ayuda a su pariente Felipe Ill de España (1598-1621) y a los príncipes católicos alemanes. El bando imperial venció en la Montaña Blanca (1620).

•  En 1625 el rey danés Cristián IV (1588-1648) intervino en favor de los protestan­ tes, pero, tras ser derrotado, tuvo que firmar la paz de Lübeck (1629).

•  Cuadro de texto: •	la intervención de Francia a partir de 1635 cambió el curso de h guerra. Los tercios españoles fueron denotados en Rocroi (1643) y el ejército imperial en Baviera y Paga.  •	Por la paz de Westfalia (1648), España reconoció la independencia de los Países Bajos y Francia quedó convertida en el árbitro de la política europea.  •	España y Francia continuaron en guerra hasta 1658, cuando los franceses, con ayuda de los ingleses, vencieron definitivamente al ejército español. Por la paz de los Pirineos (1659) España Perdió el Artois, el Rosellón la Cerdaña y varias plazas en Flandes.

En 1629 intervino el rey sueco Gustavo Adolfo II (1611-1632), Q ue murió en la batalla de Lützen. Tras la derrota sueca en Nördlingen se firmó la Paz de Praga (1635).

•  la intervención de Francia a partir de 1635 cambió el curso de h guerra. Los tercios españoles fueron denotados en Rocroi (1643) y el e j érc i to imperial en Baviera y Paga.

•  Por la paz de Westfalia (1648), Espa­ ña reconoció la independencia de los Países Bajos y Francia quedó converti­ da en el árbitro de la política europea.

•  España y Francia continuaron en gue­ rra hasta 1658, cuando los franceses, con ayuda de los ingleses, vencieron definitivamente al ejército español. Por la paz de los Pirineos (1659) España Perdió el Artois, el Rosellón la Cerdaña y varias plazas en Flandes.